miércoles, 2 de julio de 2008

REHABILITACION CON PROTESIS FIJA











Las prótesis dentales son tratamientos para reponer los dientes o muelas ausentes, con el fin de mejorar la masticación, el habla y la estética.
Los odontólogos son los únicos que se hallan capacitados para prescribir prótesis dentales y adaptarlas a la boca.

En las prótesis fija, aunque se intenta conservar al máximo la estructura de los dientes que permanecen en la boca, es necesario tallar (desgastar o rebajar) los dientes pilares, es decir, los dientes naturales que sirven para la sujeción de la prótesis. Este tallado, en ocasiones, debido a una posición o inclinación desfavorable de los dientes, alcanza la pulpa o su inmediata vecindad, lo que obliga a realizar la endodoncia o conductoterapia (vulgarmente conocido como «desvitalización» o «matar el nervio») de los dientes afectados.

Durante el periodo de fabricación de las prótesis fijas (en el que los dientes tallados estarán protegidos con prótesis provisionales), es frecuente que se experimente una sensibilidad exagerada con determinados estímulos, como los cambios de temperatura, dulces, ácidos, fríos, etc., debido a inevitables imperfecciones en el ajuste de dichos provisionales.
Los aparatos de prótesis fija nuevos requieren un periodo de adaptación de una a tres semanas (rara vez más), durante el que podrá aumentar su salivación y se puede morder la lengua y los carrillos.
No debe olvidar que la prótesis fija requiere un mantenimiento periódico en clínica (habitualmente, anual), para realizar controles y profilaxis («limpieza»).
Cuidados e higiene cuando se tiene prótesis fija

La higiene de la boca y de la prótesis debe hacerse después de cada comida y fundamentalmente antes de acostarse.
Los dientes naturales o elementos fijos de las prótesis, se cepillarán con pasta
dentífrica y un cepillo dental en buenas condiciones. Entre las coronas (fundas), puentes y la encía, se pasará la seda dental. Si los espacios son grandes se utilizarán cepillos interdentales. Al final se puede utilizar un colutorio de preferencia sin alcohol

Recomendaciones al ponerse una prótesis fija:

Los primeros días procure cerrar la boca y masticar con cuidado, para no morderse y no sobrecargar la encía y dientes doloridos.
Mastique alimentos blandos y no pegajosos, pasando poco a poco a comer productos de mayor consistencia.
Para tratar las mordeduras se puede utilizar, enjuagues o toques con pomadas o geles calmantes y cicatrizantes.
Si tiene dolor o la prótesis le produce heridas, acuda a su dentista para que se la ajuste y le medique si fuera necesario.
Existen productos (cremas y polvos) que favorecen la retención y adaptación de la prótesis en su boca. Pero antes de usarlos deberá consultar con su dentista.
Debe acudir a su dentista cada seis meses para la revisión de su prótesis.

Circunstancias particulares del paciente y riesgos relacionados con ellas:

• La diabetes mellitus comporta un riesgo específico de sufrir hongos (candidiasis) en las mucosas situadas debajo de la prótesis, por lo que deberá revisar su boca con periodicidad mayor de la normal.
• Los odontologos trataran que la prótesis sea lo mas similar a la dentadura natural, en algunos casos dependiendo de las constitución anatomica de las personas esto no se logra y la corrección (no predecible al ciento por ciento) debería ser quirúrgica.
• Si el color de sus dientes no coincide con el de los materiales de restauración, a veces no se puede disimular suficientemente su existencia.